Gastos de envío gratis a partir de 65 €. Ver condiciones.

Acidez o pirosis: no dejes que te queme

Categorías

Categorías

Acidez o pirosis: no dejes que te queme

Acidez o pirosis: no dejes que te queme

Reuniones con amigos, comuniones y bodas son sólo algunos de los eventos que, por estas fechas, comienzan a ocupar los fines de semana de nuestra agenda social. Seguro que ya has asistido a alguno de ellos, ¿verdad?

    

Estos gratos momentos se pueden convertir en una pesadilla si no somos comedidos en las cantidades de alimentos ingeridas y, sobretodo, en el tipo de nutrientes incorporados.

 

¿Has comenzado ya a sufrir los efectos de esas comidas copiosas y cargadas de grasas  que caracterizan a estas ocasiones ineludibles?

 Pesadez de estómago, flatulencia y acidez son sólo algunas de las consecuencias más frecuentes debidas a los excesos cometidos en estas reuniones de familia.

    

Hoy en nuestro blog vamos a hablar más en detalle de uno de los trastornos digestivos  más comunes y que más consultas generan a nivel de los mostradores de nuestra farmacia como consecuencia de estos eventos.

 Concretamente nos referimos a  La Acidez

 

¿Has sufrido sus efectos alguna vez? ¿Quieres conocer de qué se trata y qué signos de alarma han de hacerte preocupar? ¿Conoces los tratamientos que tienes a tu alcance y cuáles son nuestros consejos al respecto?

 Pues quédate con nosotros unos minutos y comienza a descubrir estos y otros aspectos importantes para convivir con una de las secuelas más frecuentes y comunes de los excesos en barbacoas y comilonas.

¿En qué consiste y cuáles son las causas de la acidez?

 

La acidez es esa sensación de ardor y quemazón que sube desde el estómago hasta la garganta y que se manifiesta a la altura del esternón y el cuello.Es un trastorno digestivo benigno, que el 40% de la población ha sufrido alguna vez, pero que si se convierte en recurrente puede dar lugar a problemas mayores como la úlcera gástrica o el síndrome de Barret.

Se produce porque el ácido del estómago sube hacia el esófago como consecuencia de que el esfínter que regula el paso entre ambos no cierra correctamente. Este músculo sólo debería abrirse para el paso de los alimentos hacia el estómago y no al revés.

Las causas pueden ser muy variadas. Desde comidas muy abundantes y realizadas con prisas, la naturaleza de algunos alimentos, el embarazo, elsobrepeso, ciertos fármacos, el abuso del alcohol, hasta trastornos como la hernia de hiato o la Enfermedad por Reflujo Gastro-Esofágico (ERGE).

 

 ¿Cuándo he de preocuparme y acudir al médico?

 

La acidez que se produce sólo en momentos puntuales y está claramente relacionada con alguna de las causas mencionadas anteriormente, no nos debe preocupar.  Sin embargo, en el caso de que se produzca de forma frecuente y habitual, sí que es conveniente consultar al especialista para descartar patologías más complejas e iniciar un tratamiento específico.

 

En el primero de los casos es posible aliviar los síntomas con medicamentos de venta sin receta, que puedes encontrar en tu farmacia, y de los que hablaremos más adelante.

Sólo si experimentas, con más asiduidad de lo normal, algunos de los siguientes síntomas entonces…

…¡es el momento de acudir a tu médico!

 

Síntomas de alarma     

  • Dolor o ardor intenso que te despierta por la noche y que no te permite seguir durmiendo.
  • Sensación de plenitud gástrica que no cede o se repite al abandonar tratamientos sintomáticos de venta sin receta.
  • Tos nocturna, dificultad para respirar y dolor de garganta.
  • Palidez cutánea y sensación de cansancio continúa.
  • Pérdida de peso asociada al periodo de padecimiento de los síntomas digestivos.
  • Vómitos de sangre o sospecha de sangre en las heces.
  • Descubrimiento de masas abdominales que se palpan fácilmente.

¿A qué tipo de medicamentos puedo recurrir para aliviar los síntomas de una acidez?    

El tratamiento de los síntomas asociados a la acidez se consigue a través del uso de tres tipos de medicamentos indicados para ello y con diferentes mecanismos de acción.

  1. Antiácidos. Fármacos que neutralizan las sustancias que provocan la acidez
  2. Inhibidores de la secreción gástrica. Fármacos que reducen la producción de sustancias responsables de la acidez.
  3. Protectores de la mucosa. Fármacos que generan una capa aislante entre las sustancias responsables de la  acidez y la pared intestinal.

 Del grupo de los Antiácidos (fármacos que  neutralizan el efecto del ácido clorhídrico del estómago) podemos destacar diferentes sales de aluminio, calcio y magnesio así como algún complejo de aluminio-magnesio muy conocido por todos (almagato). Son todos de adquisición sin receta y bastante seguros en su uso. Sólo cabría destacar que las sales de aluminio no se deben de usar en pacientes con Alzheimer  y, en general, ninguno ha de usarse durante periodos muy prolongados por riesgo de problemas óseos y renales.

Los Inhibidores de la secreción gástrica, de entre los cuales destacan el conocidoomeprazol y la ranitidina, son fármacos de obligada dispensación con receta médica por lo cual no has de solicitarlos sin ella. Solo podrás encontrar en el mercado medicamentos EFP con famotidina y ranitidina pero a dosis muy inferiores que no entrañan tanto riesgo.

Son medicamentos que pueden alterar la absorción de otros tratamientos e incluso reducir la absorción oral de vitamina b12 por lo cual se han de extremar las precauciones en pacientes que ya tengan tratamientos previos.

Dentro del grupo de los Protectores de la mucosa se encuentran el alginatocálcico, las combinaciones de polisacáridos vegetales y sales minerales y lacombinación de ciertas plantas digestivas que aumentan el tono gastrointestinal.

Todos son de adquisición sin receta y los dos primeros se pueden administrar sin riesgo durante el embarazo y la lactancia aunque por periodos de tiempo cortos. Las plantas medicinales han de usarse con precaución en pacientes con patologías hepáticas.

 

Situaciones especiales a las que has de prestar atención

*Si tu trastorno de  acidez se suele presentar preferentemente por la noche mientras duermes probablemente se trate de un problema de reflujo.

*Si se presenta en cualquier momento del día entonces podría tratarse de una úlcera.

*Si eres hipertenso, diabético o tienes problemas con los niveles de calcio los tratamientos más recomendables son los que no lleven sodio, azúcar o calcio.

*Si estás en tratamiento con inhibidores de la secreción gástrica como el omeprazol y se te presentan picos de acidez durante el día puedes asociar en esos momentos puntuales antiácidos sin tener que suspender el tratamiento de base.

 

Por Favor espere